Respuesta: En el libro de Romanos encontramos los pasos a tomar para alcanzar la salvación y perdón de nuestros pecados
 

1. La Palabra de Dios dice en Romanos 3:23,"Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios." Todos hemos pecado. Todos hemos hecho cosas que desagradan a Dios. No hay ni siquiera uno que sea inocente.Nuestro primer paso es reconocer que somos pecadores. (Lea Romanos 3:10-18)
 

2. Nuestro segundo paso a la savacion nos enseña la consecuencia del pecado. Dice Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. El castigo ganado por nuestro pecado es la muerte. ¡No solamente la muerte física, sino la muerte eterna!
 

3. El tercer paso a la salvación se encuentra en la segunda mitad de Romanos 6:23, "mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro." Declara Romanos 5:8 "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros". La muerte de Jesús pagó el precio de nuestros pecados. La resurrección de Jesús prueba que Dios aceptó su muerte como pago por nuestros pecados.
 

4. El cuarto paso a la salvación está en Romanos 10:9, "que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo." ¡Debido a la muerte de Jesús a favor nuestro, todo lo que tenemos que hacer es creer en El, confiar en Su muerte como pago por nuestros pecados  y seremos ¡salvos! Lo dice nuevamente, Romanos 10:13 "Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo". La salvación y el perdón de pecados, está disponible para cualquiera que confía en Jesucristo como su Señor y Salvador.
 

5. El aspecto final de estos pasos es el resultado de la salvación. Hay un maravilloso mensaje en Romanos 5:1 "Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo." A través de Jesucristo podemos tener una relación de paz con Dios. Romanos 8:1 "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús." Finalmente, tenemos ésta preciosa promesa de Dios en Romanos 8:38-39, "Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro."